Información de contacto

Tip Top Altamira 1 1/2 c arriba,
Managua, Nicaragua

Necesita hablar con nosotros llámenos.

Luis Obregón, ingeniero agrónomo y gerente técnico de Serviteca Jinotega, se muestra optimista por el auge de cafés especiales de origen nicaragüense en el mercado internacional.

Por Freddy Cardoza | Revista Hablemos del Campo en Nicaragua

El rubro del café es uno de los principales productos de exportación de Nicaragua. Históricamente, nuestro país ha venido colocándose a nivel internacional como productor de cafés y ha tenido sus altos y bajos, pero desde siempre ha tenido gran importancia desde que se intensificó su cultivo y llegamos a colocarnos como país productor de café comercial.

“Actualmente, hemos logrado alcanzar avances significativos en materia de marketing como país, de tal forma que hemos logrado levantar la mirada hacia nosotros como nicho de producción de café especial, que se encamina hacia un mejor posicionamiento”, asegura el ingeniero agrónomo Luis Obregón, gerente técnico de la empresa Serviteca Jinotega.

Añade que certámenes como la Taza de la Excelencia son plataformas valiosas para la llegada de compradores interesados en un café especial y que pagan un precio como tal.

Para el especialista, uno de los problemas que tienen los productores para colocarlo en el mercado internacional es, precisamente, la falta de conocimiento. “Aún en la actualidad, muchos productores siguen considerando que los cafés especiales solamente se producen en la zona de Nueva Segovia, de manera tal que, muchos cafés que se pueden comercializar en una plataforma diferenciada, queda a disposición del comprador y no del productor”, sostiene.

Otro problema que limita a la gran mayoría de los productores, afirma el ingeniero Obregón, es el hecho que los cafés especiales se negocian a exportación, de forma que muchos productores por falta de financiamiento no tienen acceso a este tipo de mercados y se ven obligados a una venta local.

“En el caso de los productores pequeños es difícil conseguir un comprador tanto por el volumen como por conseguir un comprador directo en sí”, lamenta el representante de Serviteca, empresa dedicada a la asistencia técnica especializada, enfocada en una producción biodinámica, integral y sostenible, además de ser comercializadores de café y especialistas en la comercialización de café especial, tratando de lograr precios competitivos y rentables para los productores.

Claves de un café especial

Pero para saber a qué se le considera café especial, el ingeniero Obregón explica que se le denomina café especial a un café que reúne ciertas características que lo hacen sobresalir entre los demás, el cual tiene sabores y aromas que lo hacen atractivo para un segmento del mercado consumidor de café. “Es un café de origen definido”, sostiene.

Para su producción, los cafés especiales dependen en sí de un conjunto de condiciones en las que la altura, la pluviosidad, suelos, sombra y otros factores determinan ese plus que lo vuelven especial.

“En la actualidad, sabemos que la altura es un factor bastante importante para conseguir ciertos tipos de cafés especiales; hay ciertas características que se acentúan más en zonas superiores a los 1200 msnm, como la acidez por ejemplo. Sin embargo, es posible producir cafés en zonas particulares un poco por debajo de 1000 msnm con valor de hasta de 85 puntos”, asegura el ingeniero Obregón.

Dentro de las características que diferencian los cafés especiales de los demás están en que estos tienen sabores más afrutados, una acidez más intensa, pero agradable, buena dulzura y amargura que deja un sabor prolongado en el paladar.

“Los cafés especiales tienen más complejidad de sabores y puedes detenerte a tratar de descubrirlos, diferenciándose de los cafés comerciales en dónde es difícil poder definir una característica específica o un sabor en especial; un café superior se diferencia porque su sabor se aleja de lo sencillo y plano y con un poco de curiosidad se descubren cosas interesantes en el paladar”, describe.

Sobre qué tipo de grano o variedad de café se debe cultivar para llevar a cabo una producción de café especial, el ingeniero Obregón apunta que las variedades “que nos han dado más consistencia en la calidad y sostenibilidad de la misma han sido los cafés arábigos, como caturra, catuaí rojo, java, entre otros”.

En este sentido, agrega, “todos los cafés tienen un potencial de taza dado y con esto nos referimos a las variedades; en el mercado existen híbridos de timor que a veces logran expresarse muy bien, sin embargo, no son consistentes o por la variedad son descartados por ciertos compradores”.

También existe una problemática en cuanto a variedades, explica el ingeniero Obregón. “La roya fue un detonante para que los productores desistieran del cultivo de arábigos”, asegura el especialista en cafés y añade que, debido a los altos costos de producción de esta variedad, los productores han migrado a variedades más tolerantes o resistentes; sin embargo, esto reduce el potencial de una finca, dado que se sacrifica volumen por calidad.

Cuidados especiales

Para que un productor logre cultivar un café especial debe contar con un manejo agronómico integral, advierte el especialista en café, Ing. Luis Obregón, quien aconseja un manejo nutricional de la plantación como un aspecto vital para lograr la consistencia, además de la orientación sobre el manejo de plagas y enfermedades para un control eficiente de las mismas con una carga química baja.

Otros aspectos a tomar en cuenta son “los manejos en beneficio húmedo, tiempo de fermentación y lavado para garantizar que nuestro potencial de taza en campo se exprese hasta el consumidor final”, apunta.

Para el ingeniero Obregón resulta difícil especificar cuántos productores de cafés especiales hay en Nicaragua, “ni siquiera tenemos un dato real de cuántos productores de café existen en el país. Además, las empresas son bastante sigilosas con este tipo de información, la cual no está a disposición del público”.

En el caso particular de Serviteca, la empresa brinda apoyo técnico a 68 productores de café especial, de los cuales 24 son productores menores a 10 manzanas de producción y 44 productores con áreas de producción de entre 15 y 35 manzanas.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.